viernes, 9 de septiembre de 2011

ACCIDENTE EN LA ISLA ROBINSON CRUSOE

Los Chilenos nos hemos vuelto un país cantinflero, aleonados por un periodismo chanta que campea en los medios de comunicación. Las causas de un accidente aéreo no se van a encontrar por un acto de magia o por las elucubraciones de gente ignorante que siente que le llegó un instante de lucidez celestial.

Lamento decir que para resolver las causas de este accidente no se necesita el código penal, por lo que jueces, abogados o detectives no tienen nada que hacer en esta etapa de la investigación.

En el mundo, los organismos que investigan accidentes son multidisciplinarios, integrados por pilotos experimentados con estudios avanzados en temas de accidentes, Ingenieros metalúrgicos, mecánicos..incluso hay países que tienen ingenieros en incendios. En algunas investigaciones se han hecho ciertas reconstituciones con especialistas en sicología…

Una declaración de un testigo ante un detective es muy distinta que si fuese hecha ante un especialista; es vital para la investigación tratar de recuperar el máximo de cuerpos, de restos del avión. Los motores de los aviones muchas veces son testigos importantes en los accidentes.

Son vitales los antecedentes sobre las causas de las muertes y eso se cruza con los daños que presente el aparato. Cuando se investiga la participación del piloto, no se parte atribuyéndole responsabilidad, aunque finalmente pueda tenerla; Me da la impresión que hay algunos que suponen que la piloto no tenía familia y se observa una falta de criterio y tacto increíble…no hay tregua ni por el hecho que todos están muertos.

Parece que están mareados con la parafernalia producida por el deceso de Camiroaga, y se olvidan que esto se trata de averiguar las causas de un accidente y no el final de una obra de teatro majestuosa.

Los detalles técnicos de un vuelo deben ser investigados por especialistas que entiendan su significado; Normalmente la investigación toma su tiempo para llegar a una conclusión..y eso debemos entenderlo que es así, sin embargo hoy vemos a un batallón de chantas seudo especialistas dando las causas y exigiendo responsabilidades.

Hay casos de antología, como la Sra. de Ciper Chile que parece estar dándose un festín con la noticia. En un programa de TV casi esbozaba sonrisas al mencionar a la FACH como responsable del accidente, es decir un nivel de bajeza humana indescriptible….

Sólo una vez que la investigación científico-técnica esta terminada se procede a pedir que actúe la justicia para determinar las responsabilidades legales y penales correspondientes, nunca antes.

Así es el Chile de hoy…cantinflero y chanta….