martes, 27 de enero de 2009

CORRUPCIÓN EN INVESTIGACIONES…¿DE QUE NOS EXTRAÑAMOS?

Los casos de corrupción que se han conocido y que afectan nuevamente a personal de la Policía de Investigaciones, sólo sirven para confirmar lo que muchos habitantes de nuestro país ya asumimos como un fenómeno absolutamente extendido en nuestro aparato público.

El trasfondo que hay en la seguidilla de casos que han afectado a policías e integrantes del poder judicial sólo confirma lo que era absolutamente previsible, es decir que la corrupción está mucho más extendida de lo que se cree.

Era cosa de tiempo para que la corrupción tocara a instituciones como Investigaciones o a la Justicia, si se considera lo extendido que está este fenómeno en el ámbito público. Los primeros casos de corrupción, desde el regreso a la democracia, se encuentran en los primeros años de gobierno de la Concertación, partiendo con el desvío de fondos para los afectados por el aluvión de Antofagasta y la erupción del volcán Hudson.

La opinión pública y la ciudadanía ha observado impávida como la corrupción ha tomado ribetes de escándalo, y la actuación de centenares de funcionarios públicos sólo ha servido de aliño para este verdadero escándalo, con casos que han rayado en lo rasca y ridículo, como lo sucedido con la ex subsecretaria de Transporte, Elinett Wolf, quien utilizaba un vehículo del ministerio para un negocio familiar de venta de frambuesas.

Conclusión, mientras los ciudadanos no castiguemos a través del voto a la actual coalición gobernante, por su absoluta desidia y amplia tolerancia a la corrupción, seguiremos siendo testigos como este tipo de lacra se seguirá extendiendo cada vez más y con redes que probablemente abarcan más allá de lo que los ciudadanos comunes y corrientes suponemos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bueno tu blog. Volveré otro día pues ahora no alcanzo.
Gracias.