viernes, 3 de julio de 2009

LA JOYITA CHILENA

Nada impacta más que saber que la población de Chile le entrega un 74 % de apoyo a Bachelet y un 65 % a su Gobierno. ¿Qué malo habría con eso, podría preguntarse cualquier persona?. La verdad es que no hay muchos argumentos que puedan convencer a una población absolutamente obnubilada con la figura de Bachelet, a la que prácticamente no se le reconoce ningún defecto. Un buen síntoma se puede reconocer por el hecho que desde el advenimiento de la Concertación al poder, la población Chilena ha mutado hacia un estado de absoluta indulgencia con ellos.

Un ejemplo del actuar de Bachelet ocurrió hace un par de años, cuando en el sur de Chile se estaban dando todas las condiciones para una catástrofe natural, algo que muchos especialistas y habitantes de la zona hicieron ver al Gobierno y sus representantes, pero que sin embargo no atrajo la atención como lo hizo la famosa muñeca gigante que estuvo varios días ocupando las principales calles del centro de la ciudad de santiago y ante la cual Bachelet puso toda su atención y apoyo.

Después de producido el Tsunami, que ocasionó varios muertos y desaparecidos, expertos de la Onemi y otros organismos de Gobierno de Bachelet le bajaron descaradamente el perfil, riéndose en la cara de todos los habitantes de esas zona y porque no decirlo, de todos los Chilenos que pagamos nuestros impuestos para que el gobierno se dedique a lo que es su obligación y no a promover el circo, como lo hicieron los Césares Romanos.

Bueno, al menos yo trato de mantener mi memoria fresca y por estos días estoy poniendo mucha atención a nuestra popular presidenta, sobra la cual me he estado planteando las siguientes preguntas:

¿Es preocupación de ella el aumento dramático de la cesantía en Chile?

¿Es preocupación de ella los miles de casos de influenza, virus sinsicial y la saturación de los centros médicos?

¿Es preocupación de ella el aumento sostenido de la violencia delincuencial?

¿Es preocupación de ella la situación que afecta a Gendarmería de Chile?

Etc, Etc.

La respuesta para todas las preguntas es ¡NO!.

Entonces, la gran interrogante es, ¿De que se está preocupando nuestra doctora presidente en éstos días?. La respuesta es simple, está dedicando todo su esfuerzo a tres aspectos; El primero es viajar por el mundo a costa de todos nosotros. El segundo, actuar como paladín de la democracia ante lo sucedido en Honduras y como el afectado es de la línea de Chávez y su padre putativo, el asesino dictador Castro, condena lo ocurrido en la nación sudamericana, aún sin informar al público todos los antecedentes. Finalmente, en materia de política interna, ha empeñado todos los esfuerzos de su Gobierno en entregar a como de lugar la píldora del día después a las adolescentes Chilenas.

¡Así se dan las cosas en nuestro país, y más encima cada vez más gente le da su aprobación!.

1 comentario:

Vicente Olazaran dijo...

Una de las grandes ventajas de la democracia es que ésta garantiza que ningún pueblo tendrá un mejor gobernante que el que se merece