viernes, 18 de septiembre de 2009

LA OMERTÁ CONCERTACIONISTA CHILENA

Omertá: Se entiende la obstinación al silencio, esto es la decisión de no hablar de cualquier cosa que se haya sentido o visto, aunque se tenga conocimiento. Esta práctica es muy difundida en casos de delitos graves o en los casos de MAFIA donde un testimonio o una de las personas incriminadas prefieren permanecer en silencio por miedo de represalias o por proteger a otros culpables.

Estamos finalizando un cuarto gobierno de la Concertación en Chile, bajo el régimen de Bachelet, y pareciera que este principio muy usado por la mafia siciliana, se sigue empleando para tapar los centenares casos de corrupción de una coalición política desgastada, cansada y con una falta de compunción abismante.

Para fundamentar mi comentario voy a hacer alusión a dos casos ocurridos en este gobierno, curiosamente uno al principio y el otro en las postrimerías de la administración de Bachelet. (Ojo que los incidentes de corrupción ya son centenares, cuando no miles a lo largo de estos 20 años de Concertación).

El primero se relaciona con el ex auditor del Ministerio de Educación, Hernán Ortiz; esta persona se encontraba investigando las serias irregularidades en esa cartera de gobierno, a la sazón bajo la dirección de una de las comadres de Bachelet, la ineficiente Yasna Provoste. Lo curioso de todo, es que este señor fue objeto de un asalto (pistola en mano), al más puro estilo de la mafia, en plena calle, donde le fue robado un maletín y un pendrive con los detalles de la investigación sobre las anormalidades detectadas, por decirlo de una manera eufemística. Por supuesto de ese robo nada se supo y los antecedentes que debió haber conocido en detalle la opinión pública, se perdieron.

El más reciente de los actos al estilo de la mafia, lo constituye el “extraño” robo de carpetas ocurrido en dependencias de la CONADI (Corporación Nacional de Desarrollo Indígena); dichos documentos contenían escritos de estudios y tasaciones de tierras del conflictivo territorio de la Araucanía Chilena.

La sustracción de las carpetas fue perpetrado, presumiblemente, por uno o más funcionarios, luego de forzar la cerradura del escritorio en donde permanecían guardados con llave. Dichas carpetas habían sido solicitadas por el fiscal Sergio Moya, quien investiga posibles delitos cometidos por funcionarios y consejeros de ese organismo estatal, que asignaron subsidios para la compra de tierras bajo la figura de "casos especiales". Esta figura favoreció a 75 personas y 6 comunidades el año pasado, por un monto de $ 2.400 millones (unos US$ 4.403.670).

Lo lamentable de todo esto, es que existe un país obnubilado por el esplendor épico de grandes espectáculos desplegados en las calles por la Concertación, tal vez en el hecho de que por primera vez en la historia de Chile una mujer es la primera autoridad de la República o quizás simplemente nos hemos convertido en una sociedad pusilánime, conformista y mucho más tolerante a la corrupción y la ineptitud gubernamental.

La gran pregunta es si seremos capaces de poder abstraernos de ideologismos individuales, y por primera vez desde que retornó la democracia en Chile, los ciudadanos seamos críticos con las muchas autoridades, ya no ineficientes, sino que derechamente corruptas y tunantes. Chile no se merece ser trofeo de una coalición política.

No hay comentarios: