miércoles, 15 de agosto de 2007

BACHELET

Al oír las declaraciones de las decenas de personas entrevistadas en las calles y al observar la gran cantidad de gente que celebró el cambio de mando, me atrevo a hacer un pequeño análisis del triunfo de Bachelet. Con ella ya asumida como Presidenta, estimo que nunca su triunfo estuvo en duda, es más creo que Bachelet obtuvo votos del Juntos Podemos desde la primera vuelta y de la Alianza en la segunda, una vez bajada la candidatura de Lavín; conforme a lo anterior puedo inferir que Tomas Hirsch nunca convenció a su conglomerado y con Piñera sucedió lo mismo en la Alianza. El gran mérito de la Concertación fue detectar oportunamente que una mujer, con los méritos que la Presidenta tiene, iba a constituir un factor que produciría un apoyo transversal, más allá de los partidos, con un planteamiento que apelaba directamente al inconciente del electorado al afirmar que con ella todo va cambiar para mejor, difuminando el hecho de que ella es parte de la misma Concertación. Es de esperar que este nuevo aire que le esta otorgando la gente a Bachelet sea bien empleado, y de paso se puedan cumplir con todas las promesa de campaña y con aquellas que aún están pendientes.