miércoles, 15 de agosto de 2007

MOLOTOV

Y las Molotov llegaron a la Moneda. El progresismo gobernante puede estar orgulloso, después de 33 años las bombas volvieron a caer sobre el Palacio de la Moneda, esta vez no fueron los Militares, ahora los que atacaron fueron algunos de los participantes de las marchas que se supone condenaban lo ocurrido un 11 de Septiembre de 1973. Las últimas informaciones dan cuenta incluso de un disparo que ingreso por uno de los ventanales del edificio de Gobierno. En todo caso no es de extrañar lo que sucede, el progresismo brutal que hoy dirige los destinos del país acepta todos los excesos y desmanes de nuestra sociedad como algo normal, y lamentablemente la opinión pública se hace un poco cómplice de la actitud pusilánime del Gobierno frente a los problemas que estamos viendo día a día. Al final del día lo único que queda es esperar que alguien cuerdo ponga límites a los desmanes y se entienda que la libertad tiene sus límites, además que el Gobierno debe garantizar la seguridad de todos los ciudadanos.