miércoles, 15 de agosto de 2007

ITURRIAGA

La cara del General Izurieta durante la reunión con integrantes de agrupaciones de DD.HH. vale por mil palabras; mientras el Ejército busca separar claramente las responsabilidades judiciales de algunos de sus ex integrantes de lo que le corresponde a la Institución, el Ministro de Defensa, en una iniciativa inútil, desprolija y sólo conducente a darle figuración a un político de segunda línea como lo es el Sr. Goñi, compromete gratuitamente al Ejército en la contingencia política y judicial.

Hay que recordar que derogada la inamovibilidad de los Cdtes. en Jefe, cualquier opinión que pudiera ser malinterpretada bastaría para que la Presidenta, ante la presión de los movimientos de los DD.HH., pudiera llegar de determinar el pase a retiro de alguno de los Jefes Castrenses; por lo anterior, el Ministro de Defensa debiera ser el último en proponer reuniones que claramente colocan en una posición incómoda y vulnerable a quienes son sus más directos colaboradores en las FF.AA. y de Orden.